--FICHAS DE PLANTAS

-- - - - - - - - - - - - - - - -

Salvia confertiflora


Salvia confertiflora    -     Sinonimia: Salvia rufa


Nombre común: Salvia aterciopelada - Salvia terciopelo rojo


El género al que pertenece este pequeño arbusto, es bien conocido porque muchos de sus miembros poseen numerosas propiedades medicinales usadas desde la antigüedad.

La denominación Salvia puede entenderse como "salud o cura", refiriéndose al poder curativo de las plantas de este género.

Los usos medicinales de este grupo están destinados a un sinfín de dolencias, entre las que se encuentran: afecciones intestinales, procesos inflamatorios, antiséptico, enfermedades de la piel, cosmética, etc.

Pertenece a la amplia familia formada por las Lamiaceae. La Salvia de terciopelo rojo procede de Brasil.

Es una planta amante del sol, por lo que requiere de emplazamientos que cuente con suficientes horas de sol al día para florecer correctamente.

En zonas sombreadas producirá gran abundancia de follaje pero, las flores apenas aparecerán o serán espigas endebles.

No es común que supere los 2 m de altura, pero en cambio, sí se hace muy voluminosa, alcanzando un buen porte, esto siempre que esté cultivada en suelo, en contenedor su tamaño es más moderado.

La mata tiene tendencia a crecer de manera excesiva, lo que puede suponer un problema a la hora de querer que el ejemplar no sufra por los avatares del fuerte viento o la lluvia intensa.

Esto hace necesario brindar a la planta de un soporte al que ir sujetándola a medida que va creciendo, de forma que no se quiebre o trunque cuando suceda alguna inclemencia meteorológica rigurosa que la fracture.

Lo usual es colocar varas clavadas profundamente en el sustrato, a continuación se atan los tallos a las varas usando un trozo de hilo de jardín o cualquier cuerda fina.

A medida que los tallos crecen se repite la operación del amarre a las diferentes varas.

Las hojas son grandes y acabadas en punta, de color verde amarillento y con la superficie manifiestamente rugosa. Las nuevas hojas surgen entre el tallo y el peciolo.

Las largas espigas florales sobresalen por encima de las hojas, dado que surgen al final de los tallos que porta el follaje.

Estas delgadas espigas florales de aspecto interesante, jalonan tallos de pelillos rojizos, de los que surgen las numerosas flores de pequeño tamaño, de color rojo anaranjado y textura aterciopelada.

Su periodo de floración es muy extenso, comienza al arrancar el verano y continua haciéndolo hasta bien entrado el otoño.

En climas templados puede ampliar su periodo o bien hacer un pequeño descanso y florecer de forma intermitente.

Se riega de manera profunda y se espera a que el suelo requiera ser regado de nuevo. No es conveniente saturar el terreno con regaduras muy seguidas. Con los contenedores se sigue la misma práctica.

Requerirá una poda profunda, lo mejor es realizarla antes de que llegue el frío intenso, aunque también se puede realizar al final de dicha estación.

En ocasiones cuando la Salvia crece desmesuradamente es conveniente recortarla de manera regular, esto fomentará un crecimiento compacto y armonioso.

Se propaga fácilmente por esquejes. Las plantas resultantes del esquejado florecerán ese mismo año.





    Salvia guaranitica       Salvia splendens    Salvia involucrata     Salvias