INICIO         FICHAS DE PLANTAS   / BULBOSAS    /    CONSEJOS   /    CUIDADOS   /    AROMÁTICAS   /    PLAGAS    /    APUNTES /





Mussaenda luteola


Pseudomussaenda flava - Mussaenda lutea - Mussaenda glabra

Musaenda enana - Musaenda amarilla



La Musaenda es un pequeño arbusto cuyo género engloba a un limitado número de especies cultivadas ampliamente en jardinería.

Está integrado dentro de la familia de las Rubiaceae, conocida por ser botánicamente la misma que la planta del café. Procede de África tropical y Asia.

Dada su comedido tamaño tiene una admirable disposición para su cultivo en macetas o en otros contenedores. Puede alcanzar el metro de altura

Su cultivo no presenta problemas reseñables. Será feliz en una zona semi-soleada del jardín con un entorno fresco y un suelo moderadamente húmedo.

Para cultivarla dentro de casa habrá que emplazarla en una zona cercana a una ventana, de modo que pueda recibir una buena cantidad de luz y si es posible con un poco de sol.

Las hojas son lanceoladas o aovadas, de superficie rugosa, ligeramente lustrosa con bordes lisos y color verde oscuro.

Las pequeñas flores cuentan con cinco pétalos en forma redondeada, con un abultamiento en cada elemento formando todo el conjunto una estrella.

El centro de la flor presenta una pequeña hondura. Las flores de agradable perfume, surgen en reducidos manojos y son de color dorado o amarillo pálido.

Pese al diminuto tamaño de las flores estas destacan gracias al follaje verde oscuro que produce y a las brácteas blancas.

La peculiaridad bien llamativa de esta planta se encuentra en las hojas de color cremoso o blanco; esas hojas son en realidad brácteas que nacen del pedúnculo de la flor.

La producción de flores se suele originar de manera constante, esto es: desde el mes de marzo hasta noviembre.

En climas de inviernos cálidos puede florecer aun en esa época, si bien de manera reducida.

Se debe regar de manera generosa durante el periodo de más calor, dado que le gusta la humedad, pero no los terrenos encharcados.

Musaenda tiene tendencia a crecer de forma desordenada, perdiendo toda forma compacta y armoniosa.

Para que eso no ocurra se debe practicar recortes regulares y se mantendrá más estética.

Al finalizar su periodo activo será conveniente practicarle una poda generosa. Tolera el frío moderado, pero no las heladas intensas.

A través de esquejes se puede propagar fácilmente.





Otros artículos:

El mundo de las plantas -   Colores del otoño -   Caída de las hojas -  
Kalanchoes -   Bignonias   Pileas -   Senecios -   Hibiscus -  




1 comentario: