FICHAS DE PLANTAS   /   BULBOSAS   /    GUÍA PRÁCTICA   /    CONSEJOS   /    CUIDADOS   /    PLAGAS

Licuala grandis



Nombre común: Licuala - Totuma



Del extenso grupo que forman las palmeras, una de las más hermosas y elegantes es la Licuala grandis.

Es fácil distinguirla entre otras gracias a sus grandes y redondeadas hojas que pueden alcanzar hasta 80 cm de diámetro.

El follaje goza de un característico color verde muy intenso, forma de pay-pay y los márgenes dentados.

Pertenece a la familia de las Arecaceae o también denominada Palmáceas. Es oriunda de Vanuatu (antigua Nuevas Hébridas), conjunto de islas conforman el archipiélago en el Pacífico Sur.

Esta planta es muy decorativa y resulta perfecta para colocar en una habitación bien iluminada.

Aunque por sus grandes hojas necesita un lugar bastante amplio, tardará algún tiempo en invadir la zona donde esté situada, por tener un crecimiento bastante lento.

No obstante, pasados unos años logrará alcanzar una altura de 2´5 m o incluso algo más si le favorece la ubicación y los cuidados.

Es preciso que las hojas no rocen continuamente la pared o cualquier otro elemento, ya que el borde de las hojas se pueden deteriorar, tornándose marrones, afeando con ello su apariencia.

En el exterior hay que ubicarla a la sombra, sobre todo cuando el ejemplar es joven, dado que el sol puede quemar sus delicadas hojas. Los ejemplares adultos se pueden ubicar en semi-sombra.

Esta planta no soporta el frío, por lo que es conveniente si se encuentra en un contenedor acomodarla durante el invierno en una situación resguarla ante las posibles heladas.

La Licuala necesita de riegos generosos que mantenga el sustrato siempre húmedo, además de una alta humedad en el ambiente.

En verano se debe humedecer las hojas con un difusor con agua no caliza para aportarle humedad a su entorno.

Las hojas se tienen que mantener limpias para que luzcan sanas y lustrosas, una vez a la semana o cada diez días, se les puede pasar una esponja humedecida en agua.



Produce unas pequeñas inflorescencias que nacen de entre la base de las hojas, pero son de escaso interés en cuanto a la cuestión ornamental.

Son más destacables sus pequeños frutos redondeados, que cuelgan en grandes manojos de una larga vara, son de color rojizo.

En interior es altamente improbable que florezca o que produzca estos frutos.

Se propaga por semillas que deben permanecer en remojo antes de la siembra durante unos días, tardan varios meses en germinar.

Si la Licuala tiene un porte medio y la maceta que la acoge es grande, sólo será necesario cambiar cada año unos centímetros del compost superficial por otro nuevo.




Jacinto, un bulbo fácilPlantas saludablesBulbos para interior