--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Scilla maderensis

Nombre común: Escila de Madeira

Este es un género de plantas herbáceas, perennes y bulbosas perteneciente a la familia de las Lilaceae.

La Escila de Madeira se cuenta como una de las pequeñas bulbosas menos cultivadas pese a ser un género muy extendido, que comprende numerosas especies y variedades. Es endémica de suelos rocosos y acantilados de la Isla de Madeira.

La mayoría de las especies del género son sobradamente populares en jardinería, como plantas ornamentales.

El bulbo de mediano tamaño tiene forma ovoide a globoso, compuesto por escamas o capas de color oscuro.

Produce un gran efecto decorativo en una rocalla o al abrigo de plantas más altas de follaje ligero.

Al comienzo del otoño aparecen las hojas y un mes después aproximadamente comienza a despuntar un tallo largo y erecto que se alza por encima del follaje, rematado por un exótico cono de flores de gran tamaño, compuesto por multitud de pequeñas flores de color azul lavanda y dispuestas en inflorescencias racimosas.

Presenta una roseta basal adornada por unas 9 hojas carnosas, anchas y de unos treinta centímetros de largo, las cuales son planas, en forma de espada y de color verde esmeralda.

Toda la superficie de las hojas están decoradas por unas pequeñísimas motas de color púrpura.

Hay que situarla en posiciones de pleno sol, excepto si las condiciones son demasiado tórridas, entonces es recomendable facilitarle un poco de sombra.

Pese a que es capaz de acomodarse a lugares sombreados, es preferible ofrecerle emplazamientos soleados para un mejor desarrollo.

Es una planta muy adaptable que aprovecha los suelos ligeros, frescos y bien drenados; el suelo hay que reparar que sea el adecuado para que no pueda sufrir de encharcamientos que lleguen a pudrir los bulbos. Conviene mantener el suelo uniformemente húmedo a lo largo de la temporada de crecimiento.

Los riegos han de ser regulares y adaptados a la climatología ambiente sin llegar nunca a ser excesivos.

Mientras se encuentra en su periodo de crecimiento activo agradece un alimento regular para bulbosas, utilizando un poco menos de la dosis recomendada por el fabricante.

Fuera de su hábitat natural es poco frecuente verla cultivada, y rara vez se ve a la venta, no así otras variedades del género.

Pese a que pueda pensarse que es delicada y de laboriosos cuidados, en las condiciones adecuadas, es una planta fácil y de larga vida.

Terminada la floración hay que reducir los riegos y dejar de alimentarla.

Se multiplica con facilidad por bulbillos, también se puede reproducir por semillas, pero las plantas obtenidas mediante semillas pueden requerir más tiempo para florecer.


No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin