Fichas de plantas (no cactus)
               


2.6.10

Cestas colgantes


Contenedores colgantes para interior y exterior

Las cestas colgantes son la solución perfecta para llenar cualquier terraza de flores por muy pequeña que sea.

Dependiendo de las plantas que elijamos pueden tener flores hasta bien entrado el otoño.

Una cesta colgante permite aprovechar al máximo el espacio y el efecto no puede ser más espectacular. La clave para un buen resultado final está en utilizar un sustrato de buena calidad, que sea rico en nutrientes y acertar en el riego.

La forma de conseguir una buena y prologada floración en este tipo de contenedores, es aportar a las cestas una buena provisión de nutrientes de forma continua, ya que cuando a una planta le falta alimento, a lo que más afecta es a las flores.

Es interesante aligerar el sustrato con perlita o algún otro material para que la cesta no pese en exceso, sobre todo después del riego. No es buena idea utilizar macetas o jardineras de barro, pesan demasiado para estar suspendidas.

Podríamos decir que el mantenimiento es en las plantas colgantes, precisamente su punto débil, porque este tipo de recipientes son más difíciles de regar y porque su ubicación y el tipo de plantas suelen secarse más rápidamente que las macetas comunes, por lo que necesitan de riegos más copiosos y abonados regulares.

Así que lo mejor será examinarlas diariamente cuando el clima sea cálido y seco. Esto resulta especialmente importante si se trata de una cesta llena de plantas en pleno periodo de floración.

Se pueden localizar una enorme variedad de plantas colgantes de hoja o de floración rápida como: Petunias, Fucsias, Begonias, Gitanillas, Alegrías, Verbenas, Columneas, Escévola, Lobelia, Hiedras, etc.

Una magnífica elección es combinar plantas de flor y de hoja; incluso aromáticas mezcladas con plantas de hojas variegadas, aportarán mucho color y contraste.


La Petunia es una de las plantas más extraordinaria para estos soportes por su belleza y por tener una floración ciertamente desbordante.

Si se le van eliminando a diario las flores marchitas garantizará una prolongada floración, desde la primavera hasta el otoño.

Se puede conseguir efectos muy llamativos tanto si se usa un sólo tipo de planta con flores en un sólo color o varias con una floración diversa; es preferible que posean el mismo periodo de floración, así se simplifica extraordinariamente el trabajo de mantenimiento.

Para no tener que mover la planta de su posición y facilitar el riego, se puede utilizar un regador especial para macetas altas o colgantes, que se puede adquirir en los centros de jardinería.

También en estos centros encontramos todo tipo de recipientes colgantes, la variedad es muy numerosa tanto en tamaño, colores, como el tipo de material del que están hechos; incluso puede servir la misma maceta con el colgante de plástico que los ejemplares traen del vivero.











4 comentarios:

Rosalía dijo...

Me gustan mucho las cestas colgantes , tengo dos. pero el aire seco azota en mi teraza en verano y a veces no es suficiente con un riego al día, y eso que pongo plantas resistentes.

Chomp dijo...

Hola Carmen, me gusta mucho la idea de las cestas colgantes, ya que tengo un jardín pequeño. He tenido la intención de hacerlo pero me faltaban ideas, y como siempre una vez mas das en el blanco. Espero también te encuentres con excelente salud.
Saludos y besos, hasta la próxima.

Carmen Pereira dijo...

A mi me encantan las plantas colgadas, lo mismo del techo que de la pared, creo que lucen muchísimo y hacen rincones muy atractivos.
Pues ya sabes.., sólo es cuestión de ponerte a ello, ya verás como quedan de lindas!

Yo también te deseo que estés bien de salud.

Un besazo!!

Carmen Pereira dijo...

LLevas razón Rosalía, el fuerte viento puede hacer que las macetas den bandazos, además de secarlas de tal manera que hay que regarlas mucho más y por lo tanto tener que estar más pendientes de ellas.

Pero en las terrazas con cierres, o galerías quedan de fábula.