--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Tropaeolum tricolor

Nombre común: Soldadito - Capuchina boliviana - Relicario - Gargantilla - Soldadito tricolor


Resulta una magnífica planta de jardín que en la primavera se abarrota de color gracias a sus pequeñas pero abundantes flores tan coloristas.

Procede de regiones sudamericanas de Bolivia y Chile. Esta especie se halla integrada en la familia de las Tropaeolaceae.

Atiende por un nutrido grupo de sinonimias por el que es distinguida: Tropaeolum tricolorum - Chymocarpus tricolor - Tropaeolum coccineum - Tropaeolum incrassatum - Tropaeolum violaceum

No es una planta delicada, crece con ligereza y no requiere de cuidados especiales, hay que tener en cuenta que en su ambiente natural medra formando matas frecuentemente en los bordes de caminos.

Se puede utilizar tanto como planta colgante o dejar que trepe, incluso es eficaz para cuando se quiere cubrir una zona de suelo debajo de plantas altas o arbustivas.

Si se la deja que progrese sin miramientos acabará trepando por algún arbusto cercano u ocupar los espacios libres de otra planta.

Las hojas son redondeadas de color verde lozano y carentes de brillo, tienen entre cinco y seis lóbulos profundamente divididos y el peciolo asegurado en el centro de la hoja.

Conforma largos y delgados tallos volubles, capaces de alcanzar los 5 m de longitud, perfectos para desarrollarse a su voluntad sobre un enrejado, propicio además para tener la planta con el crecimiento controlado.

Se colma de delicadas y brillantes flores tubulares de color rosa púrpura con una franja violeta, la corola está compuesta por 5 pétalos desiguales de color amarillo, largos filamentos y un espolón alargado del mismo color púrpura.

La planta debe colocarse a pleno sol si se trata de regiones de clima moderado, o levemente matizado en áreas calurosas.

En el caso que tenga que enfrentarse a inviernos fríos la planta perderá toda la masa aérea, entrando en una especie de reposo temporal hasta la llegada del buen tiempo primaveral que resurgirá nuevamente.

Los riegos deben ser regulares, aunque las plantas bien establecidas tienen una excelente capacidad para soportar periodos de sequía.

Esta positiva coyuntura es posible gracias a las raíces bulbosas que almacenan agua para consumir en periodos secos.

Puede cultivarse en contendores sin inconvenientes, pero resulta trascendental proporcionarle a la planta recipientes de gran capacidad que albergue sin obstáculos sus inusitadas raíces.

En esta circunstancia necesitará un mayor aporte de agua en cada riego.

Para cooperar a su vigoroso desarrollo hay que alimentarla mensualmente con un fertilizante líquido para plantas de flor.

En su reproducción se emplea semillas, así como la división de los tubérculos mientras están en periodo de descanso, o a través de los numerosos bulbos que produce, plantándolos profundamente.

Debe pasar al menos un par de años para que las nuevas plantas produzcan las oportunas floraciones, éstas serán más copiosas toda vez la planta sea más madura.


Tropaeolum majus



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin