--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Gelsemium sempervirens

Nombre común: Jazmín de Carolina - Gelsemio

Resulta un arbusto trepador de tallos abiertos, con un crecimiento dinámico y cuya radiante floración parece al final de la primavera o inicios del verano y es capaz de llenar de color cualquier jardín.

Esta sorprendente planta ornamental, de hojas con un carácter persistente procede del sur de Estados Unidos y Norte de México.

Tiene una naturaleza perenne, sin embargo se puede manifestar como semi-perenne en zonas frías.

Está integrada dentro de la familia de las Loganiaceae.

Los tallos son de color marrón rojizo, delgados y fuertes, pero incapaces de soportar erguidos el peso del follaje, por ese motivo puede resultar necesario entutorar la planta para que tenga un crecimiento enderezado y controlado.

Se muestra perfecta para cubrir cualquier tipo guía o espaldera, además tardará muy poco tiempo en cubrir la estructura.

Las hojas son oval-lanceoladas, opuestas, con un peciolo corto, de color verde oscuro brillante, ligeramente coriáceas, de 2´5 a 10 cm de largo. En invierno las hojas pueden tomar una tonalidad cobriza.

Las flores son tubulares, con una boca acampanada de unos 5-6 cm de diámetro con la corola formada por cinco pétalos y de color amarillo vivo, surgen solas o en pequeños grupos.

La floración comienza desde el mes de abril hasta mayo. Las flores gozan de un espléndido perfume y son muy atractivas para las mariposas.

Necesita de un emplazamiento soleado y contar con un riego regular y abundante. Las plantas bien establecidas son capaces de tolerar cierta sequía, aunque si es severa puede perder una parte de sus hojas.

Mejor mantener la tierra húmeda y abonar mensualmente durante el período de crecimiento.

Produce unos frutos de color verdoso en forma de vaina que varían a marrón una vez madurados, éstos contienen numerosas semillas aladas que en su hábitat natural es el aire el que se encarga de diseminar.

Por lo general no suele ser atacada por plagas importantes. Por lo general no suele ser atacada por plagas importantes, pero se puede utilizar un producto preventivo, ciñéndose de manera precisa a las observaciones del etiquetado.

Si tras la floración se le practica una ligera poda estimulará de forma indiscutible la floración en la siguiente temporada.

Además de su utilización como planta ornamental se emplea desde antiguo en la conocida medicina tradicional, gracias a las diversas propiedades de sus raíces y rizomas en diferentes sinomatologías corporales.

Es asimismo muy frecuente su uso en homeopatía. Sin embargo, se trata de una planta tóxica, por lo que la manipulación de la planta con motivo medicinal se debe reservar unicamente a expertos.

Por motivo de su oxicidad se debe mantener cierta precaución cuando se manipule y, no dejar en ningún momento que los niños la manoseen.

Para la propagación se emplean esquejes tomados en verano, o bien a través de semillas sembradas en primavera.



1 comentario:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin