--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Comienza el verano



El verano, es el momento más activo del año en lo que atañe a las plantas de interior, y es también la época en que se encuentran en todo su esplendor.

Es posible que algunas de nuestras plantas de interior ya comiencen a necesitar que se las riegue diariamente, sin embargo otras muchas quizás no necesiten más que un riego o dos por semana.


Por regla general, las plantas de interior se benefician más con un riego comedido pero regular, que con un riego abundante y esporádico. Es para ellas más valioso que la humedad que impere a su alrededor sea elevada.

También es importante recordar que se deben regar con mayor frecuencia las plantas jóvenes o que están en desarrollo y las que se encuentran más expuestas al calor, por ejemplo las que están ubicadas en una terraza o cerca de una ventana.

Entre finales de la primavera y el inicio del verano es el mejor momento para cambiar las plantas de maceta, de modo que si aún no han sido cambiadas, debe procederse sin más demora a efectuar el cambio.

Por fortuna, la temperatura en el interior de la casa es probablemente una de las últimas cosas que deberán preocuparnos en los meses de verano, ya que la mayoría de las plantas de interior soportarán las temperaturas normales durante este periodo.

Las plantas de interior requieren alimentos adicionales durante los meses de verano, momento en el que se hayan más activas.

No es necesario abonar en absoluto un ejemplar si se ha cambiado de recipiente, el sustrato nuevo ya contiene los elementos suficientes para su alimentación.

Aquellos ejemplares que florecen durante este periodo necesitan un fertilizante especial a base de potasio, elemento ideal para cuando están al principio o en plena floración.

Cuando su ritmo de crecimiento aumenta, tal vez sea necesario podar alguna planta para que conserve su forma compacta. Las plantas trepadoras y colgantes, por ejemplo, se benefician claramente de un ligero recorte.

Las plantas con un tejido blando (Pilea) pueden ser simplemente pellizcadas para que conserven su forma usando el pulgar y el índice, para las que tengan los tallos más fuertes (Cisus) la operación se lleva a cabo con la tijera.

Todas las plantas de interior necesitan la máxima ventilación; es la única forma que tienen para contrarrestar la falta de aire fresco.

Siempre que se pueda, hay que llevar las plantas a la terraza, o al menos colocarlas lo más cerca posible de una ventana abierta.

Hay que tener muy en cuenta que no resisten los cambios bruscos de temperatura, ya que perderán las hojas y sufrirán de un marchitamiento general.

En los lugares donde el aire acondicionado es de uso frecuente, los cuidados deberán ser más profundos ya que la temperatura y la humedad del ambiente pueden verse modificados significativamente.


3 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin