Fichas de plantas (no cactus)
               


24.4.11

Pilea nummulariifolia

Nombre común: Pilea de hoja rugosa

El género que compone las Pileas recoge una gran multitud de especies y nuevos híbridos, todos ellos son parte integrante de la familia Urticaceae.

La mayoría de las especies son plantas herbáceas que se encuentran en numerosas regiones templadas tropicales y subtropicales del mundo.

Es una planta muy ramificada con delgados tallos erguidos y rojizos, que ceden cuando alcanzan unos 12-15 cm para caer suspendidos formando una hermosa planta de porte colgante.

Es perfecta para disponer en interiores y muy interesante sobre todo si se le ofrece un lugar donde sus tallos puedan colgar libremente, como una estantería o el alféizar de una ventana.

Esta planta posee hojas opuestas, decusadas (es decir, que cada par de hojas se cruza con el par anterior), muy cerca unas de otras, tienen forma ovalada, el color es de un verde muy intenso.

La superficie de las hojas es rugosa, con nervaduras hundidas y con una tenue cantidad de finos pelillos blanquecinos, los bordes son delicadamente festoneados.

Su cultivo resulta sencillo tanto en interior como en exterior, en ambos casos requiere una buena cantidad de luz, pero siempre excluyendo la incidencia directa del sol sobre las hojas.

Durante el verano agradece que se le pulverice a menudo agua con un difusor toda la parte aérea, teniendo la cautela de utilizar agua ligeramente templada o al menos que no esté demasiado fría y sin cal que deje manchas sobre las hojas.

La sequedad ambiental hace que las hojas amarilleen por sus bordes o adquieran una coloración pardusca, cuando esto suceda hay que vaporizar la planta mucho más a menudo.

No es difícil que florezca en interior aunque sus flores carecen de interés ornamental; las flores son diminutas y surgen agrupadas en manojos en el extremo del tallo, éstas pueden aparecer en diferentes épocas del año.

Cuando la planta madura tiene tendencia a quedarse desnuda por la base del tallo, por lo que es beneficioso pinzar regularmente los extremos de los tallos para que origine nuevas hojas en el pie del tallo.

Los recortes ayudan a que la planta se desarrolle de forma más compacta.

Los riegos han de ser bastante frecuentes durante todo el año, pero nunca debe estancarse el agua en el fondo de a maceta.

Cada dos semanas se riega con agua en la que de diluirá un fertilizante líquido de tipo estándar, en invierno se cesa la alimentación.

Si se cultiva en el exterior hay que procurarle un lugar cálido en cuanto comiencen los días fríos del otoño hasta la llegada del calor con la nueva temporada.

La reproducción como en todas las especies del grupo se realiza mediante esquejes y no reporta ninguna dificultad.

Se puede tomar los esquejes de unos 8-10 cm de longitud en cualquier época del año y plantados en un buen sustrato a partes iguales de turba y mantillo, enraíza bien en agua.

Dado que se ramifica naturalmente son numerosas las oportunidades de tomar esquejes de punta.

Es interesante hacerse con nuevas plantas cada año para tener siempre ejemplares que reemplacen a otros, una misma mata puede proveernos de una innumerable cantidad de plantas.


Otras Pilea



1 comentario:

Chomp dijo...

Es muy bonita Carmen, para nosotros es una oreja de ratón.

Besitos.