Fichas de plantas (no cactus)
               

20.11.09

Las plantas y la luz


Las plantas utilizan la luz solar para elaborar la energía que necesitan, razón por la cual no pueden crecer si se las coloca en medio de una habitación oscura.

Cuanta más luz proporcionemos a nuestras plantas de interior, mas saludables y felices serán.

Básicamente, las plantas emplean la luz, para elaborar azúcares, muy similares a la glucosa, que más tarde se convertirá en los elementos químicos que necesitan para un crecimiento sano y vigoroso.

La coloración verde de las hojas (denominada clorofila) absorbe la energía solar.
Esta energía es utilizada posteriormente para combinar el dióxido de carbono del aire con agua para la elaborar azúcares; este proceso recibe el nombre de fotosíntesis.
Al mismo tiempo, la planta despide oxígeno a través de las hojas. Durante la noche, la planta deja de elaborar azúcares. Absorbe el oxígeno del aire que la rodea, y transforma los azúcares almacenados en energía para su crecimiento.

Sin suficiente luz, la cantidad de clorofila que hay en las hojas se reduce, de modo que la planta no puede producir la glucosa que necesita para crecer y, en consecuencia se debilitará, presentando tallos finos y hojas descoloridas.
Podemos observar fácilmente, qué zonas de nuestra casa conforman una buena luz natural y cuáles, por el contrario carecen de ella; éstas, por lo tanto, no son aconsejables para que allí crezca una planta de interior.

Las plantas de interior no tendrán un crecimiento sano a menos que reciban una luz adecuada; adecuada tanto en el número de horas de luz al día como en la intensidad.

La mayoría requiere entre diez y doce horas de luz al día para mantener un crecimiento activo. Además, en el exterior, una planta recibe la luz por todos los lados, especialmente por encima, cosa bastante difícil en una habitación, aquí, la recibe desde una ventana, o ventanas, y generalmente en un lado de la habitación.

Siempre debemos tener en cuenta que para las plantas, el interior de una casa nunca tiene la luz que realmente necesitan, aunque nosotros imaginemos que la hay.
La costumbre de cerrar las cortinas o persianas durante las horas centrales del día, cuando el sol es más intenso para dejar las habitaciones con cierta penumbra, es uno de los errores que solemos cometer, ya que les acortamos las horas que precisan de luz.
Además, es justo en esas horas cuando la luz es más resplandeciente y más beneficia a las plantas de interior, asimismo, las horas de luminosidad que necesitan han de ser seguidas.

En general, las plantas en interior deben situarse lo más cerca posible a las ventanas, pero manteniendo cierta atención con su orientación. Así, una ventana que esté orientada al sur será demasiado calurosa en verano y puede quemarles las hojas; sólo será aconsejable para los cactus, pelargoniums y plantas similares que están ya adaptadas a tales condiciones en sus hábitats naturales.

También, puede les perjudicar tenerlas demasiado cerca de los cristales que, aumentan la potencia de los rayos solares.

Las plantas con flores y las de hojas variegadas requieren, en general, mucha más luz que las plantas de follaje verde oscuro, éstas, toleran a menudo, que se las coloque más lejos de una ventana.
Si una planta parece sufrir por exceso o defecto de luz conviene, buscarle un lugar más adecuado.

La luz que viene solamente de una dirección hará que la planta se incline hacia esa fuente de luz y crezca ladeada. Se debe girar un poco la maceta cada tres o cuatro días; la planta crecerá entonces recta.

No se debe trasladar o girar una planta en el momento que se encuentre formando capullos, ya que éstos podrían caerse debido al estrés.







2 comentarios:

ღ SOL ღ dijo...

Olá Carmem, estou oferecendo selinhos para blogs amigos. Tem selinho para voce, no meu cantinho. Não sei se aprecia, mas fique á vontade de aceitar ou não , como desejar. tudo de bom , Sol

C. Pereira dijo...

Hola Sol. Ya he visto que has incluido mi blog en tu Slide. Muchas gracias eres muy amable.
Un beso!!

Blog Widget by LinkWithin