Plantas bulbosas
Clasificación plantas
Plantas suculentas
Lista de entradas
Plagas comunes


Fichas de plantas (no cactus)



16.7.09

Proteger las plantas de interior en verano


No se puede generalizar porque hay grandes diferencias entre las plantas de interior, pero todas ellas se resienten en alguna medida con las altas temperaturas estivales. Estos son algunos consejos básicos que pueden resultar útiles.

Mucha ventilación: En esta época todas las plantas de interior necesitan una buena ventilación; es la única forma que tienen para soportar el calor. Una refrescante dosis de aire puede lograr maravillas.

Temperatura estable: Dentro de casa, procura mantener una temperatura lo más estable posible.

Cambios bruscos: Debemos evitarlos, suelen ser más perjudiciales que el calor, lo más probable es que las plantas reaccionen perdiendo las hojas.

Agrupar las plantas: Es una de las mejores medidas a desarrollar en este caluroso periodo, así todas se beneficiarán de su transpiración.

Pulverización diaria: Rocíalas a diario especialmente sobre las plantas tropicales que necesitan de mucha humedad ambiental.

Agua tibia: No utilices agua fría ni aun en verano para regar o pulverizar, el contraste de temperatura resulta perjudicial y produce estrés a la mayoría de plantas de interior.

Guijarros: Las plantas que no pueden mojarse porque estén en flor o sus hojas tengan pelillos, deben colocarse sobre platos con guijarros y agua.

Humedad elevada: Evita la evaporación cubriendo el sustrato con gránulos de arcilla expandida, al regar la planta se mantendrá perfecta varios días.

Un lugar determinado: En esta época una terraza o un balcón con una orientación norte puede ser un lugar perfecto para las plantas más delicadas.

Mantenerlas limpias: Para asegurarles un buen suministro de luz, oxígeno y agua es necesario que estén limpias y no tengan acumulación de polvo en las hojas. Pasa un trapo humedecido con agua por las hojas con cierta regularidad.

Sólo partes sanas: Hay que eliminar las flores, hojas o tallos que estén secos o en mal estado, pueden provocar la aparición de enfermedades. En las plantas de flor fomentará su floración.

Puntas secas:
Cuando las puntas de las hojas se tornan quebradizas o están marrones significa que la planta recibe poca humedad. Recorta las partes secas y humedécela más a menudo.

Hoja seca: No hay que alarmarse si una hoja se seca, la mayoría de las plantas de interior pierden eventualmente algunas hojas de forma natural.

El riego justo: Cuidado con los encharcamientos; regar más a menudo no significa empaparlas, puede dar lugar a la aparición de hongos o la pudrición de las raíces.

Nada de sol: Incluso las plantas más resistentes a las que en invierno les beneficia unas horas de sol al día, como por ejemplo el Croton, puede quemarse en este periodo del año.

Regar el suelo: Si tienes la posibilidad de poder hacerlo conseguirás con ello bajar la temperatura que las rodea y aumentar la humedad ambiental al evaporarse el agua.

Controlar los riegos: Para no cometer errores, hunde el dedo en la tierra para comprobar que está húmeda, la superficie puede estar seca, pero las raíces, en cambio, tener agua suficiente.

Plantas de flor: Aquellos ejemplares que florecen durante el verano necesitan un fertilizante especial a base de potasio, ideal para cuando están al principio o en plena floración.

Plagas: Ahora están en su máximo apogeo; revisa el envés de las hojas para detectarlas. Si notas su presencia, aísla la planta para evitar contagios y utiliza un insecticida específico.

Plantas pequeñas: Es el caso de muchas de las plantas de interior que compramos en una maceta muy pequeña y que retienen muy poca agua, a éstas se regarán con mucha más frecuencia.

En la terraza: Las plantas de flor de la terraza o patios pueden necesitar riegos diarios si hace mucho calor.






5 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin