Fichas de plantas (no cactus)
               

24.11.08

Pilea

Pilea - especies -


Sólo unas cuantas especies de estas plantas perennes han sido desarrolladas como plantas de interior.
Pertenecen a la familia Urticaceae y son originarias de las regiones tropicales de Asia y América. Son plantas compactas, de crecimiento rápido y adecuadas para zonas de sombra, lo que las hacen ideales para rellenar un hueco debajo de plantas más altas.

Aunque existen más de 400 especies de Pilea, no componen un género que esté minuciosamente estudiado, y hay una infinidad de sinónimos para para cada especie cultivada, lo que produce una gran confusión a la hora de definir con detalle su ordenación.

Este género tiene hojas muy decorativas, con bellas tonalidades y a menudo acolchadas como la Pilea mollis, variedad muy atractiva de hoja cubierta de matices castaño amarillento.

Para mantenerlas compactas y redondeadas se han de cortar los tallos que estén creciendo de forma desproporcionada, además se debe recortar las puntas de los nuevos brotes a medida que vayan desarrollándose durante la temporada de crecimiento.


Pilea
cadierei
Pilea
depressa
Pilea
glauca

Las Pileas prefieren recibir una luz abundante, pero que sea indirecta o suavemente matizada, no hay que exponerlas nunca al sol directo.
El sustrato ha de mantenerse siempre húmedo, procurando no saturarlo o las raíces se pueden pudrir. La humedad ambiental tiene que ser alta, aunque no conviene dejar agua estancada sobre las hojas tras el riego.

Para crear humedad alrededor de estas plantas, es muy eficaz colocarlas encima de un plato con guijarros humedecidos, o bien, mantenerlas cerca de otras plantas. El drenaje debe ser excelente para que el agua nunca llegue a saturar el suelo; no conviene usar macetas grandes.

Necesitan que se abonen con un fertilizante líquido cada 15 días en la temporada de crecimiento (primavera y verano). En general las flores de las Pileas son pequeñas e insignificantes y no aportan interés alguno. En los meses más fríos deben permanecer con una temperatura entre los 13 y 18ºC, aunque no hay que preocuparse si las temperaturas son algo inferiores durante periodos cortos.


Pilea
nummulariifolia
Pilea
involucrata
Pilea
mollis

 En esta época es preferible mantenerlas dentro de casa. También en esta época la cantidad de agua de riego hay que reducirla, de manera tal que el compost se seque ligeramente entre un riego y otro.

Obtener esquejes de Pileas es relativamente sencillo y es una buena manera de reemplazar estas plantas cada año, además de hacerse con un buen acopio de nuevos ejemplares, mediante esquejes jóvenes enraizados, ya que en muchas variedades las plantas viejas tienden a perder las hojas inferiores, lo que les da un aspecto poco vistoso.


Pilea
repens
Pilea
spruceana
Se multiplica bien por esquejes apicales o bien por segmentos de tallo. Para ello se toman en primavera esquejes de unos 8 o 10cm de largo de la punta de los tallos, hay que cortar justo debajo de un par de hojas, quitándolas a continuación.

Por lo general, los extremos cortados enraízan bien colocados en un recipiente con agua o plantados directamente en el sustrato, pero el proceso se acelera si se impregnan en hormonas de enraizamiento. Los esquejes se plantan en una maceta con sustrato humedecido, manteniéndolos a una temperatura de 18 o 21ºC.

Se pueden tomar esquejes en cualquier época del año. Es preferible poner varios esquejes en cada maceta para conseguir un efecto más compacto. Los brotes pálidos y sin fuerza evidencian una falta de luz, se debe actuar antes de que el ejemplar se deteriore tanto que no se pueda salvar.







No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin