--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Impatiens grandis

Sinonimia: Impatiens hookeriana Arnott

Nombre común: Balsamina

Resulta una planta de exótica vistosidad y muy atrayente gracias a sus delicadas flores, además de ser interesante por no ser fácil de conseguir.

Los botánicos advierten que quizás pueda llegar a convertirse en una especie en situación de riesgo de desaparición, aunque parece ser que en los últimos tiempos se está ayudando a que eso no llegue a suceder.

Con semejante eventualidad se entiende que sea infrecuente encontrarla en la mayoría de jardines, incluso en los que disfrutan de vegetación inusual.

Pese a que no sea el caso de esta especie, numerosas plantas que componen este grupo no sólo son muy conocidas sino también ampliamente cultivadas.

Sin duda la más popular es la Impatiens walleriana, reunidas en el conjunto que forman la familia de las Balsaminaceae.

Su lugar de procedencia se localiza entre Sri Lanka y la India donde evoluciona en áreas boscosas o de ambientes altamente húmedos y clima templado durante todo el año.

Fuera de su hábitat las condiciones de cultivo se deben ceñir en lo posible a las mismas que goza en su lugar de origen, sólo así se puede conseguir que progrese de forma apropiada.

No es una planta de cultivo complicado, pero sí lo es ofrecerle las condiciones adecuadas para su desarrollo fuera de un invernadero.

Demanda principalmente espacios resguardados, sin grandes variantes en la temperatura, humedad elevada y exposiciones semi soleadas.

Forma una mata muy ramificada, de tallos erguidos y carnosos que se convierten leñosos con el tiempo y de los que nacen grandes hojas elípticas, desprovistas de pilosidad, color verde oscuro brillante y bordes dentados.

Las hojas de naturaleza perenne están sostenidas por largos peciolos de color púrpura, que al igual que el follaje no presenta pelillos.

Sorprende agradablemente la apariencia de sus grandes flores que semejan delicadas orquídeas, de pétalos blancos y toques armónicos rojos en proporciones desiguales en cada elemento.

La floración se sitúa en la parte alta de la mata y puede aparecer en diferentes periodos del año, aunque en mayor medida en primavera.

La belleza de su floración se refuerza con la peculiar singularidad del espolón curvo que remata la parte posterior de cada flor, este detalle le aporta el toque exótico.

Parece ser que las temperaturas no demasiado elevadas hace que la intensidad del tinte que salpica las flores se torne más potente.

La propagación recomendada por los conocedores en el cultivo de esta planta se debe realizar mediante la toma de esquejes en verano.

Luego plantarlos en una buena mezcla mantenida con un alto grado de humedad y bajo temperatura cálida.



Impatiens walleriana


1 comentario:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin