--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Leucojum aestivum

Nombre común: Lágrimas de la Virgen - Campanillas de primavera


Esta es una bulbosa de pequeño tamaño, amante de los espacios húmedos.

Algunas especies del grupo tienen un aspecto muy parecido a la L. aestivum, pero son de menor tamaño, ésta alcanza los 45 cm de talla y conforma matas más voluminosas.

Su procedencia se encuentra en una amplia zona del sur de Europa, aunque se localiza también en otras zonas donde se ha establecido de manera natural.

El género lo componen unas pocas especies y pertenece a la familia las Amaryllidaceae, muy popular porque acoge un vasto número de plantas bulbosas.

Las hojas en forma de cinta son estrechas, planas y carnosas, con la punta redondeada, de color verde oscuro y textura suave cerosa o semejante a la cera.

El follaje se arquea ligeramente dándole a la mata un aspecto grácil, una vez florecida muestra un porte elegante y alegre. Esto es debido a la forma tan delicada que se presenta sus flores.

Las flores aparecen en una vara carente de hojas, cuelgan como pequeñas campanillas de color blanco, la punta de los pétalos se iza levemente y tienen una pequeña marca de color verde amarillento.

De las flores se dice que tienen un suave aroma, pero es apenas perceptible, por lo que dicho atributo no es nada relevante.

Todas las plantas que compone este género prefieren vivir en la sombra o incluso donde reciban el sol filtrado.

Son más exigentes en cuanto al entrono, ya que su hábitat natural son zonas boscosas, o bien cercanas a ríos o pantanos.

A la hora de regarlas hay que hacerlo regularmente y en profundidad, vigilando que el sustrato no llegue a secarse. Conviene subrayar que el entorno debe ser fresco y húmedo.

Soporta bien el frío pero no el calor intenso. Todas las partes de la planta son venenosas, especialmente los bulbos.

La floración puede depender un tanto del periodo en que se planten los bulbos, pero si se mantienen en el suelo lo hacen naturalmente hacia finales del invierno o inicio de la primavera.

Produce unas vainas abultadas con varias semillas negras en su interior.

Por lo general, los bulbos se mantienen en su lugar durante años sin necesidad de retirarlos al final del ciclo, es más, es preferible dejarlos.

Los bulbos nuevos se plantan en septiembre u octubre, coincidiendo con la llegada del otoño.

Hay que plantarlos a unos 7 cm de profundidad y a una distancia entre ellos de 10 cm.

En este mismo periodo se puede obtener nuevas plantas si se sacan los bulbillos producidos por el bulbo principal, plantando varios de ellos en otro lugar o bien en un contenedor de manera independiente.

En interior no prospera, ya que necesita entornos frescos y aireados.




No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin