--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Justicia floribunda

Sinonimia: Jacobinia pauciflora - Justicia rizzinii - Libonia floribunda

Nombre común: Jacobinia

Se trata se un arbusto de hoja perenne y tamaño comedido, muy bien considerado por su riqueza floral. Pertenece a la familia de las Acanteceae.

Las plantas pertenecientes a este género son oriundas de buena parte del mundo de clima tropical y subtropical. Esta especie es nativa de Brasil.

De entre las diversas especies que conforman el grupo esta es la más resistente ante las bajas temperaturas.

Con esto se entiende que en zonas de clima templado puede ser cultivada en exterior durante todo el año.

Forma una mata frondosa de pequeñas hojas con el haz de color verde oscuro y el envés algo más claro y cuya floración tiene lugar en otoño e invierno.

Su modesto tamaño permite mantenerla incluso en una terraza de reducidas dimensiones.

Cuando se localiza en regiones de clima invernal severo es esencial que la planta permanezca en un lugar abrigado; la Jacobinia no tolera el frío.

Conviene resaltar que esta planta aun cuando se encuentra en su fase joven proporciona desbordantes floraciones.

Las flores se reúne en racimos colgantes, compuestos por sólo unos cuantos elementos. Son tubulares, rematadas al final por una abertura bilabiada; la superficie está revestida de una delgada capa de finísimos pelitos blancos.

La coloración de las flores pasa de una tonalidad en la base rojo anaranjada que va perdiendo intensidad para trocarse en amarillo limón hacia la abertura.

Le gusta disfrutar de una ubicación con luz intensa, apartada del sol directo. Las posiciones soleadas deben dejarse para el periodo invernal o zonas de veranos suaves.

Demanda riegos copiosos durante su periodo de crecimiento activo, en especial en tiempo de calor tenaz, en dicha situación hay que permitir que el sustrato se mantenga bastante húmedo pero sin encharcarlo.

Si se le facilita un entorno húmedo favorecerá enormemente a su aspecto, esto es válido tanto si se la ubica en exterior o interior.

Se trasplanta cada dos o tres años en primavera, empleando un sustrato de buena calidad unido a un adecuado drenaje que evite el estancamiento.

Sólo hay que trasplantarla si se quiere que continúe creciendo, eso únicamente afecta al tamaño del ejemplar, no a la floración ni al desarrollo del follaje.

Después de la floración necesita un periodo de descanso que se debe respetar.

Los extremos de los tallos hay que cortarlos con regularidad para mantener la forma, a la vez que se mejora la floración.

Para multiplicarla se emplea esquejes que se pueden plantar en otoño si se mantienen cubiertos y en lugar cálido.


No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin