--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Rondeletia odorata

Rondeletia speciosa - Rondeletia coccinea

Nombre común: Rosa de Panamá
La Rosa de Panamá es una planta no demasiado difundida y difícil de encontrar a la venta a pesar de su gran belleza ornamental. Se trata de un arbusto de naturaleza perenne que puede alcanzar los 2'5 m de altura.
El mejor ambiente para su cultivo se encuentra en un clima tropical o subtropical para que goce de temperaturas templadas y cálidas, similares a las que disfruta en su área de procedencia y distribución: principalmente Panamá y Cuba, donde vive en bosques húmedos.

Pertenece a la grandiosa familia de las Rubiaceae, compuesta por miles de especies.
Se utiliza en jardinería de forma aislada o formando grupos.

A decir de los expertos, su cultivo fuera de su ambiente original puede manifestarse algo complicado debido a que la temperatura y la elevada humedad ambiental que requiere no siempre se le puede proporcionar en muchos de los jardines convencionales.

Su cultivo en interior no resulta viable, en todo caso en una galería semi-solada con una aportación copiosa de humedad ambiental.
Posee lustrosas hojas ovadas-oblongas de hasta 10 cm de longitud, el margen entero y el ápice de redondeado a agudo, márgenes ondulados, textura coriácea y color verde oscuro.
A inicios del verano se origina la floración que continua hasta bien entrado el otoño. Las numerosas flores se originan en densos racimos en el extremo de las ramas, son tubulares, de color naranja rojizo, con el centro y la garganta amarillo. Las flores no son excesivamente fragantes pero sí tremendamente vistosas.

Necesita de exposiciones soleadas con una protección adecuada en las ocasiones que el sol se manifieste demasiado intenso, o bien ubicar en emplazamientos algo sombreados.
El suelo es beneficioso que sea fértil, preferiblemente calcáreo, húmedo y que esté bien drenado, manteniendo una suficiente humedad durante todo el año, sobre todo en el período vegetativo, aunque una vez esté bien establecido puede soportar breves períodos de sequedad.

El arbusto agradecerá un abonado quincenal en su periodo álgido de desarrollo.
Los frutos son cápsulas globosas de pequeñísimo tamaño (de 3-4 mm de diámetro),que contienen numerosas y minúsculas semillas.

La producción de frutos no siempre ocurre, ya que por lo general es infrecuente que lo haga fuera de las condiciones que le ofrece su hábitat natural.

Sólo se recurre a la poda cuando la planta haya perdido su forma, en ocasiones la planta origina ramas excesivamente largas que requieren de un cierto recorte.

Se reproduce en verano a través de semillas o mediante esquejes semi-leñosos.


1 comentario:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin