--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Cuphea micropetala

Nombre común: Planta del cigarro

Estos arbustos tan vitales llegan a sobrepasar el 1´5 metros de altura instalados en maceta, casi los 4 cuando se cultivan en suelo, en este caso, si se le ubica en una zona espaciosa llega a formar un impresionante grupo bastante holgado.

Es una planta muy valorada en jardinería por el carácter perenne de su follaje y la gran masa de flores que produce un buen periodo del año.

Constituye un género con más de 250 especies de Cuphea que viven en extensas regiones de América Central y del Sur, integradas dentro de la familia de las Lythraceae, compuesta por hierbas, arbustos y árboles.

La C. micropetala en su hábitat natural de México se desarrolla de forma espontánea a lo largo de las riveras de ríos o en bosques abiertos.

Es una planta perfecta si se quiere tener un pequeño arbusto frondoso en un jardín de reducido tamaño o en una terraza descubierta, siempre que ambos cuenten con una situación soleada.

A la Cuphea le gusta evolucionar a pleno sol, aunque no está de más proporcionarle una cierta protección contra el intenso sol estival del mediodía.

En caso que no reciba unas horas mínimas de sol diario se resentirá su floración haciéndolo con un resultado muy exiguo.

La planta genera ramas delgadas, erguidas y abiertas, con una densa masa de hojas estrechas y alargadas en forma de lanza, con un crecimiento opuesto y color verde algo azulado.

En las regiones de clima cálido que estén libres de heladas pueden contar con una dilatada floración que abarca un buen conjunto de meses.

Hacia finales del verano, comienzan a aparecer las pequeñas flores de tan característica analogía a un cigarro, que le ha hecho merecedora del popular nombre de Planta del cigarro.

La floración copa la parte alta de los tallos hasta finales del otoño, incluso si el clima acompaña, alcanza el invierno.

Las flores son estrechas y tubulares, de largos estambres que sobresalen de manera manifiesta de la flor, disfruta de vivos tonos bicolor que en su base son de color rojo coral y la cima amarillenta.

A veces la coloración de las flores se puede tornar enteramente roja. Una vez que las temperaturas bajan demasiado puede perder gran parte del follaje.

Por este motivo, en climas fríos la mata puede ser lenta para volver a retomar su crecimiento al finalizar el invierno, aguardando hasta que se establezca de manera estable el buen tiempo primaveral, arrancando entonces su crecimiento regular.

Cuando la planta esté bien establecida gozará de una aceptable tolerancia ante la sequía, pero es preferible regar con regularidad durante la temporada de crecimiento activo y menos en invierno.

En ningún caso regar en exceso, es propensa a la pudrición de las raíces.

El abonado es positivo efectuarlo cada dos semanas, con un fertilizante líquido en su etapa de desarrollo.

En el momento que la mata comience a tener un porte desgarbado o desigual en sus tallos es cuando necesita de un recorte que la mantenga más compacta.

La poda puede ser más severa para conservar el tamaño deseado si es que el ejemplar se encuentra en un contenedor.

Se propaga con verdadera facilidad mediante esquejes de la punta del tallo, en la primavera. Las plantas grandes se pueden dividir para obtener nuevas plantas.


No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin