--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Cestrum parqui

Nombre común: Duraznillo - Cestrum chileno - Jazmín chileno - Duraznillo negro - Cestrum verde

El Jazmín chileno es un arbusto leñoso, de crecimiento vigoroso, de tallos largos y delgados que forman matas amplias y extendidas, puede alcanzar entre 2 y 3 metros de altura.

Su cultivo si se descuida puede convertirse en una planta invasora, por lo que requiere un control vigilante.
Alcanza esta actitud gracias a su facilidad de propagarse llegando a ser una competencia para otro tipo de plantas.

Es nativo de regiones templadas de diversos países sudamericanos: Argentina, Brasil, Bolivia y Chile, donde se le puede encontrar a lo largo de caminos, riveras de los ríos y zonas abandonadas. Pertenece a la familia de las Solanaceae.

Pese a que la Hediondilla está considerado como un arbusto ornamental, su cultivo debe mantenerse vigilado o en una zona adecuadamente acotada, o bien limitarse a jardines de escaso tránsito dado su considerable toxicidad.

Necesita de emplazamientos soleados y terrenos húmedos, aunque posee una alta capacidad para adaptarse a espacios con suelos sobradamente húmedos o secos.

Las hojas son estrechas, de forma lanceolada de hasta 12 cm de longitud con un nervio central destacado, aparecen de forma alterna sobre tallos que en su juventud son tiernos y verdes y cuando envejecen son más resistentes y oscuros.

Las hojas cuando se las aplastan emanan un desagradable aroma muy característico de este arbusto, éste molesto perfume le ha merecido el nombre popular de Hediondilla.

La floración se establece durante los meses de verano y gran parte del otoño; en el curso del desarrollo de las flores atraviesan por diferentes grados de intensidad en su coloración.

Las pequeñas flores compuestas de cinco pétalos se encuentran reunidas en densos racimos en los extremos de los tallos, el tubo es estrecho y alargado de 2'5 cm que se ensancha ligeramente hacia el ápice, son de color amarillo mostaza.

El perfume de las flores no es demasiado agradable durante el día, pero éste se vuelve más delicado al anochecer.

En otoño produce racimos de bayas ovoides con el exterior negro brillante y la pulpa de color púrpura oscuro conteniendo entre dos y tres semillas arrugadas. Las semillas permanecen latentes en el suelo durante muchos años.

Tiene una buena resistencia a las heladas moderadas u ocasionales, pero requiere de protección si éstas son intensas.

Con este arbusto hay que tener un singular cuidado debido a la alta toxicidad que se localiza en todas las partes de la planta: tallos, hojas, frutos y hasta sus raíces a nivel superficial poseen un elevado peligro si lo consumen tanto las personas como los animales.

Su indiscutible calidad dañina obliga a observar una especial vigilancia a la hora de decidirse a cultivar el Duraznillo negro, se aconseja no hacerlo jamás si existe la posibilidad de que sea manipulado por niños.

Tampoco dejar que los animales de compañía lleguen a ingerir ni siquiera un fragmento mínimo. Se considera que los frutos contienen una mayor toxicidad.

Se multiplica con verdadera simplicidad mediante semillas o bien por esquejes. Las nuevas plantas comienzan a florecer después de dos años.


Blog Widget by LinkWithin