--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Streptocarpus saxorum

Nombre común: Estreptocarpo

Estas bonitas plantas de la familia de las Gesneriáceas, están compuestas de especies con un área de distribución desde el sur de África pasando por Tanzania o Madagascar, donde crecen en el suelo de los bosques montañosos.

En la actualidad se cultivan principalmente diferentes variedades de las que en su inmensa mayoría son híbridos.

Este Estreptocarpo forma una mata compacta de moderado o reducido tamaño, con un porte armónico que le brinda su abundante ramificación, es de crecimiento veloz, todo ello junto a su extensa floración ocasiona que sea una encantadora planta para interior.

Es una planta perenne, de gran belleza, con una predisposición colgante, idónea para cultivar en pequeños contenedores, en especial para disponerla en cestas colgantes y situarla en habitaciones frescas de interior o en zonas de sombreadas y resguardadas del jardín, sobre todo del aire seco.

Las hojas son por si mismas muy decorativas, son gruesas y carnosas, de configuración ovalada, cubiertas de una densa capa de fina pelusilla que le dan un aspecto delicadamente aterciopelado.

Comienza a florece a mediados de la primavera, produciendo largos y menudos tallos rojizos semejantes a finos alambres, de los que brotan las flores tubulares de color azul violeta con la garganta blanca.

La flor consta de tres pétalos inferiores que son algo más grandes que los dos superiores. Los delgados tallos florales se arquean por el peso de las flores, lo que le da a la planta un aspecto muy atractivo.

Goza de un gran reconocimiento porque origina sus pequeñas flores de manera continua a lo largo de la larga temporada de floración, esto es: durante la primavera y el verano, incluso puede hacerlo durante más tiempo si las circunstancias de temperatura y humedad son propicias.

Cada dos semanas se puede abonar con un fertilizante para plantas de flor. No es demasiado exigente en cuanto a sus cuidados, sólo hay que prestarle cierta atención en lo referente a la humedad, ya que debe tener un entorno húmedo, muy beneficioso para el Estreptocarpo.

La planta se encontrará perfecta y con un desarrollo inmejorable situada en una galería cerrada, donde pueda recibir una conveniente iluminación que le impulsará a tener un crecimiento vigoroso.

Pese a su necesidad de ambientes húmedos no tiene unas necesidades excesivas de riego, simplemente hay que velar que el sustrato no llegue a secarse por completo, lo ideal es mantenerlo sólo ligeramente húmedo.

El agua es preferible que esté levemente templada y no calcárea. No debe mojarse las hojas o al menos no dejar que las gotas de agua del riego permanezcan sobre ellas, eso les provoca manchas o podredumbre.

Requiere lugares muy luminosos pero sin sol, debido a que no resiste la incidencia del sol intenso sobre la planta porque puede llegar a quemar sus hojas, en todo caso el sol muy suave y por poco tiempo.

Le desagradan los cambios de lugar y las corrientes de aire, asimismo, es sensible a los humos y a los ambientes cargados. Si la planta cuenta con las atenciones adecuadas florecerá varias veces a lo largo de la temporada.

Se pueden escoger varios métodos de propagación, como por ejemplo a partir de esquejes en primavera, este es uno de los más fáciles de realizar, también, dividiendo la mata aprovechando el trasplante.

Por último mediante semillas sembradas en un lugar adecuado a una temperatura de 18ºC, a finales del invierno o en primavera.

Necesita de un periodo de descanso durante el invierno, en este tiempo hay que regarla sólo lo justo para que el sustrato no se seque.


1 comentario:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin