Fichas de plantas (no cactus)
               

12.2.11

Beschorneria septentrionalis

Nombre común: Falso Agave rojo (False Red Agave)

Puede decirse que estamos ante una planta de jardín realmente excepcional. Está emparentado con los Agaves y pertenece a la misma familia de las Agavaceae.

Procede de regiones húmedas de México donde el clima es cálido y las lluvias son frecuentes.
 Pese a que es una planta capaz de prosperar en diferentes tipos de climas, es en la zona mediterránea donde tendrá una mejor evolución.

No obstante, aun siendo una planta espectacular, es todavía poco conocida y por ello, no es demasiado habitual encontrarla en jardines.

Tampoco se encuentra de a la venta de manera habitual en muchos viveros. Pero es sin duda es una especie muy interesante para acomodarla en un jardín exótico.

Esta planta de naturaleza perenne y resistente, conforma una gran roseta basal que se muestra a ras del suelo, de donde surgen las largas hojas suculentas de forma compacta.
 Las estrechas hojas tienen forma lanceolada, son lisas, sin espinas, de hasta 70 cm de largo y 5 cm de ancho, terminadas en punta, son de tacto blando y suave, de color verde oscuro con un tinte algo grisáceo.
 Entre el final de la primavera y el inicio del verano comienza la floración, aunque esto sólo ocurre generalmente en los ejemplares que ya tienen varios años.

Origina uno o diversos tallos florales de tamaño imponente, por lo que tienden a combarse.

El tallo es grueso, robusto, de color rojo-rosado y puede alcanzar una longitud de 1´5m, se alza de forma erguida pero tanto la excesiva largura y grosor del tallo hace que este se arquee o tumbe.
 
A lo largo del tallo se erigen de forma colgante las flores cilíndricas de color rojo burdeos con la punta verde.
Además del atractivo de las flores, es de destacar la excelente condición del prolongado periodo que podemos disfrutar de ellas, ya que permanecen perfectas en la mata durante varias semanas.

Demanda suelos arenosos, ricos y bien drenados, con riegos que deben ser intensivos en verano siempre que se cultive en regiones con una climatología muy calurosa, y más moderados, si las temperaturas estivales son más atemperadas.
 Desde mediados del otoño hay que regarla sólo lo justo para que no se seque por completo el sustrato. Una vez que la planta esté bien establecida no exigirá riegos demasiado abundantes.

Tolera heladas pasajeras sin apenas problemas, sin embargo, ante las heladas intensas y prolongadas las hojas decaerán, marchitándose por completo; pero esta interesante planta rebrotará de nuevo al final del invierno o en cuanto las temperaturas mejoren de manera continua.
 En zonas de inviernos severos habrá que resguardarla con algún dispositivo que la defienda de las heladas.

Los trasplantes a macetas mas grandes se puede realizar anualmente, hasta llegar a un tamaño del contenedor lo suficientemente grande y con una amplia y estable base para que resista el futuro crecimiento del ejemplar y el peso que deberá soportar.

Se multiplica de manera más sencilla por la separación de los vástagos basales que surgen en la mata, también por división.







1 comentario:

Dorisalon dijo...

Precioso esta agave rojo...



© 2013  plantasyflores@hotmail.es /  PageRank4  Perfil del autor  /  AVISO LEGAL  /  Enlaces  /  Contacto





                                 
Blog Widget by LinkWithin