--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Clematis spp.

Nombre común: Clemátide

Las especies e híbridos de Clematis de flor grande son muy interesantes por la riqueza de su floración que las hacen perfectas para cubrir paredes, enrejados y pérgolas con algún tipo de apoyo o sujeción.

Son plantas ideales para cultivar en un emplazamiento resguardado del jardín, aunque también en terraza vivirán perfectamente dispuestas en maceta, sobre todo las variedades de tamaño moderado.

Estas plantas son muy populares por su abundante y bella floración ornamental, aunque son algo peculiares en cuanto a las condiciones para su cultivo.

Les gusta el pleno sol siempre que las raíces permanezcan a la sombra en un terreno húmedo y fresco; una buena idea es colocar plantas más bajas cubriendo la franja de raíces de la Clematis.

Un emplazamiento de sombra parcial es la adecuada para zonas demasiado calurosas, o al menos que el sol quede suavemente tamizado mediante algún tipo de cubierta.

Esta plantas poseen tallos delgados, con tendencia a crecer holgadamente, por lo que se les debe colocar una espaldera o tutor cuando la planta es aún joven.

Ella misma se irá aferrando y trepando al soporte que se le brinde, aunque no está de más ir atando los tallos al soporte con un hilo grueso conforme la planta vaya creciendo, si se deja a su suerte puede convertirse en una planta algo desgarbada.

La floración es muy prolongada, suele aparecer desde finales de abril hasta mediados del verano, algunas especies de este género comienzan a florece más tarde.

Existen variedades de Clematis con las flores planas y acampanadas, simples y dobles, con forma sencilla o refinada, además de con una suave fragancia o carentes de aroma.

Las flores presentan una amplia gama de colores, que va desde el violeta al lila tenue, pasando por el rojo, el rosado o blanco, además de la variedad azul con un toque de lavanda que resulta ser una de la más hermosas del grupo.

Hay que regar abundantemente en periodos de calor, aunque siempre evitando los estancamientos de agua. Si se efectúa una ligera poda de limpieza después de la primera floración, puede hacerlo de nuevo.

Todas las especies de Clematis necesitan tierras fértiles, bien drenadas y no calcáreas para crecer bien. Son resistentes a las diferentes temperaturas, incluso al frío.

Pueden volverse con un aspecto mustio o ajado en invierno, pero retornan a brotar en primavera.

Ocasionalmente algún tallo puede marchitarse sin razón aparente, en cuanto de muestras de estar enfermo o seco hay que cortarlo, para liberar a la planta de cualquier contratiempo.

Se multiplican por estacas semi maduras a mediados o finales de la primavera, o bien por semillas pero resulta algo más dificultoso.


Clematis montana 'Grandiflora' ➤    Clematis coactilis







No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin