--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Cardiocrinum giganteum

Lilium giganteum himalaicum

Nombre común: Lirio gigante - Lirio del Himalaya

Unas hojas y flores impresionantes es la definición perfecta de esta espectacular planta bulbosa conocida también como Lilium giganteum.

Logra una imponente altura de hasta los 3 m con una amplia base, por ello sólo es adecuada para aquellos que disponen de espacio en el jardín.

Otra particularidad con la que debe contar el jardín que albergue esta planta es su necesidad de contar con un suelo fértil y húmedo, la humedad no debe faltar en ningún momento.

Procede de algunos países que hacen frontera con la cordillera del Himalaya: Birmania, China, Nepal y otros.

Está incluida dentro de la familia de las Liliaceae, con un listado formidable de plantas bulbosas.

Grandes hojas en forma de corazón de hasta 30 cm de diámetro tienen un tejido suave y delicado, resplandecientes, con las orillas onduladas, sostenidas por largos peciolos que surgen de un tronco grueso, fuerte y carnoso que conforma una mata muy espaciosa.

Es habitual que el follaje adquiera una tonalidad rojiza más o menos intensa.

Precisamente por lo tierno y jugoso follaje del que disfruta son las babosas su principal enemigo y la plaga más habitual, a la postre la que más daño le puede acarrear.

Para evitar el ataque de dicho azote que destroza el follaje hay que aplicar cualquier procedimiento que las mantenga a las babosas o caracoles alejadas de la planta.

Hay que regarla generosamente pero mirando que el suelo no se sature, no tolera la sequía ni los ambientes secos.

Requiere emplazamientos semi-soleados o de sombra luminosa, el sol intenso es perjudicial porque quema el follaje fácilmente.

El tronco central se alarga notablemente y porta hojas cada vez más pequeñas a medida que se acerca al extremo del tallo, donde se corona con racimos de flores atrompetadas.

A lo largo del ápice del tallo las flores se muestran colgando decorativamente, pueden verse hasta 40 elementos por brote.

Las flores lucen un color blanco natural, con la embocadura compuesta por seis pétalos abiertos, la garganta presenta rasgos púrpura muy marcados.

La floración tiene un delicado aroma semejante a la vainilla.

El bulbo subterráneo muere al concluir su ciclo vital, pero durante su evolución ha tenido tiempo de producir nuevos bulbillos a su alrededor, que se emplean para su reproducción.

Las semillas se encuentran en grande cápsulas ovaladas que se agrupan arracimadas en el extremo de la vara, se abren de manera automática toda vez han llagado a la madurez.

Cuando las cápsulas se encuentran frescas o secas disfrutan de aspecto muy vistoso, algo que las hace ideales para la composición de arreglos florales.

La propagación mediante semillas también se puede utilizar, aunque las plantas obtenidas por este medio tardarán unos siete años en producir flores.

Los bulbos se plantas en octubre (hemisferio norte), cubriéndolos sólo con una fina capa de sustrato mantenido siempre húmedo.



Philodendron ➤    Caladium lindenii



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin