--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Eschscholzia californica

Eschscholzia caespitosa

Nombre común: Amapola de California - Amapola dorada - Dedal de oro - Copa de oro

La Amapola dorada está estrechamente relacionada con la amapola común, además de compartir la misma familia la apariencia de ambas especies es muy similar.

Pertenece a la familia de las Papaveraceae.

Este grupo acoge plantas casi siempre de pequeño tamaño y procedentes de zonas templadas del mundo.

Como ya aclara su apelativo procede del estado californiano de EEUU, pero también en el norte de México, aunque se ha aclimatado muy bien en otras partes de Sudamérica y algunos países de Europa.

Su cultivo no presenta ninguna contrariedad y soporta como pocas plantas la falta de agua y el sol de justicia.

Es una planta anual, de poca altura y delgados tallos erguidos, poco poblados por pequeñas hojitas finas y profundamente divididas de color verde fresco.

Las flores aparecen de manera solitaria pero en gran cantidad en la cúspide de los tallos, están formadas por cuatro grandes pétalos de tejido delicado y color amarillo o naranja intenso.

Se puede emplazar en el suelo o en una maceta, pero siempre a pleno sol; hay que tener en cuenta que la Amapola de California sólo florece cuando hace buen tiempo.

Al ser una planta anual de duración breve no es necesario aportarle nutrientes, por lo tanto no hay que abonarla.

Para mantener la planta sana y sin contrariedades hay que ser rigurosos en los riegos.

Nunca hay que excederse en la cantidad, más bien prefiere contar con un suelo algo seco que húmedo.

Siempre es interesante ir eliminando las flores ya pasadas para animar a la planta a que siga floreciendo.

Produce una especie de cápsulas que contienen las semillas, se deben retirar cuando las flores pierden los pétalos.

Éstas se guardan para utilizarlas en la temporada siguiente.

Se pueden sembrar directamente en una jardinera o en el suelo con base de arena en otoño.

Es poco exigente en sus necesidades, sin embargo, sus raíces son muy sensibles y no soportan que las manipulen.

Esta es la razón por lo que no se debe dividir su masa radicular a la hora de trasplantarla o hacerse con nuevas plantas.

Lo mejor es hacerse con nuevos ejemplares cada primavera a partir de semillas, en este caso, la propagación será bastante sencilla.








No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin