--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Dieffenbachia oerstedii

Dieffenbachia oersted

Nombre común: Diefembachia - Diefembaquia

Esta es una planta herbácea provista de un tallo grande, erguido y carnoso. Pertenece a la familia Araceae. El género completo procede de América Central.

Resulta una gran planta para interior, que se acopla perfectamente a los espacios con poca luz merced a su follaje de color verde oscuro que se adecúa mejor la falta de luz a diferencia de las especies de hojas matizadas.

Las hojas son grandes, lanceoladas, acuminadas en la punta y de color verde más o menos oscuro según la variedad, con un nervio central blanco y prominente. Carecen de brillo o bien es exiguo, la superficie posee un tacto sedoso.

A medida que la planta envejece se despoja de sus hojas inferiores, lo que origina troncos desprovistos de follaje que afecta al aspecto de la planta.

A veces, los troncos producen nuevos vástagos que vuelven a poblar los espacios desocupados.

La pérdida de hojas sucede en los ejemplares viejos por causas naturales, en caso de que ocurra en plantas jóvenes será un claro síntoma de que no se le presta los cuidados que requiere.

Las inflorescencias son las propias del grupo, compuestas de un espádice y una espata convoluta. La floración se presenta al inicio del verano y lo hace de modo acostumbrado aunque se encuentre en interior.

Requiere una temperatura mínima invernal de alrededor de los 16º C y controlar la falta de humedad ambiental provocado por la calefacción.

Es frecuente el ataque de la cochinilla algodonosa y el ácaro rojo, que se desarrollan en ambientes secos.

Las especies de este género de follaje matizado es más difícil de localizar la cochinilla, ya que se confunde con el tono blanco de la hoja.

Por lo general las plagas se asientan en los tallos y en el envés de las hojas. Hay que tomar medidas en cuanto aparezcan los primeros síntomas, dado que si invaden la planta se hacen muy difíciles de erradicar.

Hay que mantener las mismas precauciones que con cualquier otra planta del género, ya que su savia es tóxica y puede ser peligrosa para niños y mascotas si la ingieren.

Puede darse el caso que el simple contacto de la savia con una piel sensible provoque irritaciones o alergia. A la hora de cortar el tronco o cortar hojas pasadas es preferible utilizar unos guantes.

Durante el invierno se ocasiona un periodo de reposo, por lo que necesita que se suspenda el abonado y que los riegos sean más escasos.

Demasiada agua durante esta etapa puede hacer que se marchiten las hojas inferiores a una velocidad mayor de lo normal.

Los ejemplares se pueden rejuvenecer cortando un trozo de la punta del tallo, esto impulsará a la planta a producir nuevos brotes.

El trozo de tallo se puede dividir en porciones que posean al menos un nudo, plantándolos casi en su totalidad en un sustrato apropiado.



Otras Dieffenbachia


No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin