--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Cotinus coggygria 'Royal Purple'

Sinonimia: Rhus cotinus

Nombre común: Fustete - Árbol del humo - Árbol de las pelucas - Árbol de la niebla - Rus cotino

Se trata de un arbusto grande de ramas extendidas que genera una cima muy frondosa.

Con el tiempo y las debidas podas de formación regulares se puede convertir en un encantador arbolillo de moderadas proporciones.

En su etapa madura puede alcanzar los 3-4 m de altura.

El género está integrado dentro de la familia Anacardiaceae. Procede de una extensa zona que cubre desde regiones del sur de Europa y que se prolongan hasta China.

Vive mejor en zonas con temperaturas suaves, lo que la hace ideal para jardines de clima mediterráneo.

En jardinería suele cultivarse como planta única toda vez alcanza un tamaño considerado, pero aún en su etapa joven destacará ella sola.

Las hojas surgen alternas, son aovadas y de naturaleza caduca, tienen unos 8 cm de longitud con el ápice redondeado; en el caso de este cultivar con sus bellas hojas moradas dará un toque colorista durante todo el año en la zona del jardín que se disponga.

Forma grandes panículas de florecillas minúsculas, de tono amarillo. Las flores al caer dejan los vellosos pedúnculos que dan el aspecto plumoso a la inflorescencia y ofrece una visión vaporosa, tal coyuntura origina la denominación popular del arbusto.

Por si mismo el follaje ya es atractivo pero el periodo que sucede a la floración es el momento que la planta despliega su máxima belleza y vistosidad.

Admite casi todo tipo de terrenos moderadamente fértiles, pero no son recomendables los que no tengan una correcta permeabilidad que impida el estancamiento de agua. Los suelos que se mantienen ligeramente húmedos son los ideales, pero el Fustete afronta bien la sequía.

Le gusta los emplazamientos soleados y es capaz de tolerar esa situación aunque se trate de veranos de calor riguroso, en cambio, ante inviernos de frio severo no sucede lo mismo dado su escasa adaptabilidad al frío.

Las plantas jóvenes con su poca resistencia al frío pierden las hojas con más prontitud, de hecho en los ejemplare poco desarrollados conviene cubrir el suelo con cualquier material antes de la llegada del frío.

Acabada la floración se debe practicar una poda profunda, esto brindará un mejor rendimiento en su etapa productiva.

La multiplicación no está exenta de cierta dificultad y hacerlo de forma doméstica no siempre funciona.

El proceso se realiza en verano, tomando esquejes de madera joven de unos 10 - 12 cm de longitud y tratados con hormonas de enraizar. Hay que mantenerlos en un ambiente húmedo hasta que arraigen.



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin