--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Peperomia obtusifolia

Peperomia obtusifolia 'variegata'
Nombre común: Peperomia

Este es un género compuesto por más de 1000 especies, muchas de las cuales se cultivan de manera común.

Todas ellas son herbáceas, perennes y pueden ser erguidas o rastreras o incluso epífitas. Forman parte de la familia de las Piperaceae.

Las Peperomias son de las plantas más utilizadas para el ornamento de interior, bien sea de manera solitaria o formando parte de una combinación armónica con otras plantas análogas.

Son excelentes por su reducido tamaño y denso follaje de alegre tonalidad.

Sorprende la enorme cantidad de híbridos que van surgiendo cada poco tiempo, algunas de ellas con una mayor resistencia, lo que se traduce en que se puede conseguir Peperomias que requieren menos atenciones.

Se puede afirmar que el cuidado general de estas plantas es básicamente el mismo, esto es: una buena iluminación ausente de sol directo, que será más intensa cuanto mayor sea la cantidad de superficie matizada del follaje, y un riego moderado del sustrato pero considerable en el entorno.

A estas plantas si las colocamos en lugares sombríos las hojas perderán coloración, en especial las que son veteadas ya que son más exigentes y necesitadas de luz.

El principal factor de fracasos en el cultivo de estas plantas radica en los excesos de agua o la proximidad entre los riegos.

Resulta difícil calcular la frecuencia o las cantidades exactas, pero dado que no de los mayores peligros es provocar la putrefacción de los tallos carnosos, es aconsejable dejar que se marchiten algunas hojas en lugar de arriesgarse a perder la planta entera.

Esta especie es más suculenta, por lo que es mejor tener cuidado con el riego en invierno; si se mantiene con poca humedad, puede tolerar temperaturas bajas.

De esta especie encontramos ejemplares de hojas suculentas con la superficie totalmente verde y en las formas variegadas con un borde blanco o blanco-cremoso, ancho, el cual tiende a desaparecer en las hojas más viejas o si hay poca luz.

La floración aparece en verano, las inflorescencias están formadas por flores minúsculas sobre espigas de color cremoso amarillento que asoman por encima del follaje, pero de poco valor estético.

No es demasiado usual que florezca en interior.

Una forma muy atractiva de mostrar estas preciosas plantas es reunir unos cuantos ejemplares de pequeño tamaño en un mismo recipiente.

Si lo que se desea es que la planta produzca un efecto impresionante y altamente decorativo, se le debe permitir que los tallos prosperen suspendidos de forma natural en una maceta colocada sobre un estante, fácilmente puede alcanzar más de 1 m de largura.

Otra opción para el jardín es situarla al pie de plantas altas en una zona sombreada y fresca, la planta acabará por tapizar el espacio.

Detesta que la cambien de lugar una vez esta adaptada y lo manifiesta perdiendo las hojas, por lo tanto no mudarla si no es estrictamente necesario.

Para reproducirla es preferible hacerlo a principios del verano, tomando esquejes de tallos vigorosos de unos 8 cm de largo, con un par de hojas incorporadas.

Las superficies cortadas se puede tratar con hormonas de enraizamiento e introduciendo los esquejes en una mezcla de turba y arena gruesa a partes iguales. Al cabo de un mes ya habrán enraizado.

También es posible propagarla mediante esquejes de hojas, aunque es algo más laborioso.



Otras Peperomias

2 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin