--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Paphiopedilum insigne

Nombre común: Pafiopedilo - Zapatito de Venus - Sandalia de Venus

Este es un género formado por unas 60 especies procedente de regiones templadas de la India, sur de China, India y Nepal, zonas que cuentan de ordinario con precipitaciones muy frecuentes en verano, húmedos inviernos con nieblas habituales.

Es un componente de la gran familia de las Orchidaceae, constituido por una gran riqueza de géneros y especies, además de los nuevos híbridos y variedades, por lo que conforma uno de los grupos con mayor riqueza de especies.

Todas las especies y sus híbridos poseen hojas bastante largas, más o menos lineales, lanceoladas, basales, dispuestas en abanico, o en rosetón, con la superficie cubierta de pequeñas maculas claras y un pliegue marcado en el centro.

Aunque sea posible mantener esta delicada planta en ambientes de interior, indudablemente el entorno adecuado lo constituye el de un invernadero con temperaturas entre 16 y 18 ºC, donde será más fácil cultivarla y obtener una floración perfecta.

No obstante, si se mantiene esos niveles de temperatura, la cantidad correcta de luz y una elevada humedad, su cultivo no presentará problemas.

Dado que en su área de distribución predomina de manera habitual un ambiente frío, es por lo que prefiere ambientes no demasiado cálidos, en condiciones calurosas no florecerá.

Las características flores, crecen sobre un largo escapo velloso de color rojizo. El sépalo ovalado dorsal que se dobla ligeramente hacia adelante es amarillo o blanco con manchas pardas en la base, el labelo adopta la forma de saco con la superficie de un aspecto ceroso.

Del centro de cada retoño se iza erguido el escapo que sostiene una flor individual, es poco frecuente que porte dos flores.

El sustrato ha de regarse con regularidad, evitando tanto los encharcamientos como que llegue a secarse. Si el ambiente es demasiado seco es beneficioso pulverizar las hojas con un atomizador con agua templada y que no contenga cal.

Es importante que las gotas de agua no queden retenidas entre las hojas para no provocar podredumbre. El riego debe ser escaso en invierno, pero aun entonces, no hay que dejar secar el sustrato.

Dado que las raíces son muy carnosas, con un sustrato poco poroso se corre el riesgo de pudrirlas.
El drenaje debe ser eficiente y las macetas proporcionadas al tamaño de los ejemplares; teniendo en cuenta que los nutrientes del suelo son escasos.

Es primordial que durante el periodo vegetativo (primavera y verano) abonar a intervalos regulares, por lo general cada 15 días con el mismo abono que se utiliza para orquídeas.

Requiere de contenedores pequeños pero altos, hay que advertir que las raíces se encuentran mejor cuando están algo comprimidas.

El sustrato a utilizar debe ser propio para orquídeas. Un trasplante cada dos años será suficiente.

La propagación se puede llevar a cabo al acabar la floración, mediante la división de la planta.


1 comentario:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin