--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Phlomis russeliana

Nombre común: Plomis - Salvia de Jerusalen - Flomis

Este extenso género que cuenta con más de 100 especies diferentes, está compuesto por grandes plantas herbáceas vivaces o arbustos tomentosos (tallos u hojas cubierto de pelillos).

Originaria de regiones mediterráneas y del sur de Europa, se encuentra incluida dentro de la familia de las Labiaceae.

Es un arbusto de crecimiento medio que alcanza entre 1 y 1´5 m de altura, muy vigoroso y desparramado.

Goza de grandes hojas con forma de corazón y de carácter perenne que crecen de forma opuesta, son rígidas y rugosas lo que les confiere un tacto poco agradable, son de color verde grisáceo.

El Plomis se utiliza principalmente en los arriates herbáceos, o incluso formando parte de los grupos arbustivos, puesto que puede alcanzar una alturas considerable; también es apropiado para rocallas y taludes.

Su interesante follaje y floración añade un especial atractivo a la estructura del jardín, combina fácilmente con otras plantas de hábito perenne.

Las inflorescencias son verticiladas, o lo que es lo mismo que están dispuestas en un mismo nivel del tallo, axilares y multifloras muy densas, generalmente se hallan acompañadas de numerosas brácteas.

Las flores son sésiles (que carecen de pedúnculo), el color más habitual es el amarillo suave, pero también se pueden encontrar en color blanco o púrpura.

El cáliz es tubular o en forma de campana, plisado, con cinco dientes; la corola tienen forma de tubo con el limbo bilabiado y el labio superior amplio y tomentoso, con el inferior extendido y compuesto por tres lóbulos.

Florece hacia finales de la primavera y continua haciéndolo hasta que comience el otoño, aunque durante ese periodo ocasionalmente puede darse un tiempo de descanso para volver a florecer de nuevo.

El Plomis es una planta rústica en todos los aspecto excepto en lo que al clima se refiere; soporta todos los tipos de suelos y terrenos, siempre y cuando sean permeables.

Los riegos han de efectuarse de manera comedida, nunca excederse , pues la humedad constante en las raíces puede afectarle mortalmente.

Prefiere emplazamientos soleados, a ser posible protegido de los vientos fuertes y fríos, sin embargo soporta perfectamente la media sombra.

Generalmente no requiere de ningún tipo de poda para crecer con una buena forma y florecer regularmente, aunque si es necesario la tolera a la perfección.

No es demasiado resistente ante el frío, por lo que puede llegar a morir en zonas de inviernos fríos con heladas frecuentes.

Por ese motivo, en estas zonas es aconsejable proporcionarle un emplazamiento lo más abrigado y protegido posible, ya sea con una orientación adecuada, o por medio de sistemas artificiales, como cubrirla con arpillera o plástico.

Aunque no tiene problema de arraigo, la mejor época para plantarla es la primavera o el otoño, antes o después de los fríos invernales.

La siembra de semillas es una operación que debe efectuarse en primavera y en un semillero cubierto.



Phlomis fruticosa


2 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin