--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Calathea roseopicta

Nombre común: Calatea rosea

Esta planta de hoja persistente y porte frondoso, posee largos peciolos que sostienen grandes hojas de una gran belleza ornamental. El género incluye más de un centenar de especies, algunas de ellas se adaptan aceptablemente bien en interior siempre que se cumpla las demandas de estas delicadas plantas.

La mayoría provienen de las zonas húmedas de la América tropical. Los niveles de humedad ambiental requeridos por todas las plantas que componen el grupo es el mayor problema para el cultivo en interiores.

Las hojas de esta Calathea son anchas y redondeadas, con los filos suavemente ondulados, muy lustrosa y con aspecto ceroso.
Tanto la coloración como las manchas que presentan las hojas cambian enormemente según la variedad, cada una con su particular diseño excepcionalmente hermoso.

Como planta de interior hay que emplazarla en lugares algo sombríos; cualquier ubicación puede ser buena si goza de una luz abundante pero filtrada, evitando a toda costa los lugares soleados ya que las hojas son delicadas y se queman con suma facilidad.

Por lo general se cultiva en macetas, el cultivo en suelo de jardines sólo es adecuado para los climas tropicales y en jardines que ofrezcan lugares frescos y con una elevada humedad que se asemeje a su lugar de origen.

Las flores aparecen en verano, son de color crema verdoso, muy pequeñas y poco vistosas, están protegidas por unas brácteas dispuestas en espiral de color verde lima. Generalmente es difícil que florezca en interior, pero en invernadero lo hace sin problema.

La gran necesidad de humedad que tienen estas plantas, aconseja para su óptimo desarrollo colocarlas junto a otras plantas, ya que éstas les suministrarán una humedad ambiental añadida.

Resulta un excelente procedimiento mantener la Calathea encima de una bandeja de gravilla para aumentar el nivel de humedad, pero sin permitir que la maceta se asiente directamente sobre el agua.

Conviene utilizar agua blanda para el riego, o que haya reposado al menos toda una noche antes de regar, no le gusta el agua fría, por eso es mejor templarla ligeramente antes de emplearla.

Es importante mantener el sustrato húmedo de manera uniforme en todo momento. Hay que abonarla cada tres semanas en el periodo de crecimiento con un fertilizante suave, con una dosis menor de la que recomienda el fabricante ya que la fertilización excesiva también puede provocar manchas y lesiones en las hojas.

Al igual que la mayoría de especies de la familia Marantaceae también las hojas de la C. Roseopicta tienen la singularidad de plegar las hojas al atardecer, para volver a su estado normal al arrancar el nuevo día.

Se puede aprovechar el momento del cambio de maceta: esto es en la primavera, para realizar una división del cepellón de la planta, de modo que cada trozo de rizoma presente algunas raíces y varias hojas. De esta manera, nos podemos hacer con uno o varios ejemplares nuevos.


4 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin