--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Mejorar la humedad en verano

[Plantas de interior]

El verano, es la época del año que las plantas de interior requieren un incremento significativo en la humedad ambiental que mitigue el calor reinante.

A mayor temperatura, mayor será la falta de humedad en los hogares y, aunque se palie el calor con un climatizador, éste también ayuda a restar humedad en las estancias, complicando el desarrollo regular y sano de las plantas de interior.

Unos hábitos elementales bastarán para que nuestras plantas superen sin contrariedades este periodo estival.

Un 60 o 70% de humedad del aire es la ideal para la mayoría de las plantas de interior; es evidente que es una dosis alta, pero hay que tratar de acercarse a esa cifra por todos los medios posibles.

Un ambiente es seco cuando la cantidad de vapor en el aire es muy baja. Esto sucede en verano por el calor y en invierno por las calefacciones. Aparte de los cactus y suculentas pocas plantas de interior lo toleran.

Uno de los síntomas que delatan que las plantas necesitan mayor humedad es que las hojas se marchitan y comienzan a caer.

Si las puntas de las hojas se tornan pardas, especialmente en las plantas con hojas delgadas, es otro síntoma de que necesitan más humedad.

Otro indicio muy evidente de la falta de humedad es la desaparición prematura de las flores y la caída de sus capullos.

La opción más rápida para aumentar la humedad del aire es pulverizar agua en el entorno de las plantas.

Es una forma de imitar a la formación de rocío al que tan acostumbradas están las plantas.

En el mercado hay una variada muestra de pulverizadores manuales que servirá perfectamente para este fin. Instalar humidificadores eléctricos es de una gran ayuda porque funcionan solos.

Las macetas sobre una bandeja con grava siempre mojada permite que al evaporarse el agua, produzca humedad. No hay que dejar que el nivel del agua llegue hasta la base de la maceta, para no encharcar las raíces y que no se pudran.

Siempre es beneficioso agrupar los ejemplares en un rincón y colocar cuencos llenos de agua alrededor de las plantas.

Las plantas agrupadas se aprovechan de el aumento de la humedad que producen al transpirar; pero no hay que dejar que estén demasiado apiñadas entre ellas.

Si se quiere humedecer el aire rociando agua, hay que evitar a toda costa hacerlo directamente sobre plantas con follaje sensible a la humedad, como las Begonias rex, Violetas africanas, Gloxinias, etc.

En este caso, rociar sólo los alrededores de las plantas sin que les alcance.

A la gran mayoría de plantas con flor no le conviene mojarse; de hecho, el agua provoca manchas sobre las flores y hace que se marchiten más rápidamente.

Los helechos son las plantas más vulnerables a la falta de humedad; mostrarán síntomas evidentes de hojas que se amarronan en poco tiempo.

La arcilla expandida es ideal para retener el agua y liberarla poco a poco, además, garantiza una buena aireación de las raíces.



6 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin