Fichas de plantas (no cactus)
               


25.7.10

Protegerlas del calor

Las plantas de interior en verano

Los calurosos días veraniegos pueden suponer un verdadero estrés para nuestras plantas, que agradecerán un aporte extra de humedad y aire fresco.

Durante esta época se debe tener en cuenta la geografía de la zona donde residimos, así, en lugares muy calurosos habrá que tener más precaución y vigilancia.

En verano hay que proteger a las plantas de interior del calor intenso y de los ambientes secos o sin la suficiente humedad que muchos ejemplares requieren.

Si se puede, es mejor que estén al aire libre la mayoría de las plantas de interior, se pueden beneficiar de una estancia en la terraza hasta el mes de septiembre, incluso hasta octubre en las zonas más cálidas.

Si la terraza tiene una orientación soleada necesitarán protección, principalmente en las horas centrales del día.

Cuando la terraza sea abierta habrá que cubrir la barandilla con cañizo o cualquier material idóneo para este fin.

En terrazas grandes se puede colocar una zona de césped falso, retendrá algo de agua del riego y creará un pequeño vergel con un ambiente alegre.

Las plantas más resistentes pueden hacer de plantas protectoras, es una buena alternativa cultivar ejemplares altos y resistentes que den sombra.

Para las plantas delicadas, una terraza o balcón con orientación norte puede ser el lugar perfecto para las más delicadas y sensibles al calor, incluso para las que se muestran débiles o enfermas.

Si se da la circunstancia de poder regar el suelo, se conseguirá bajar la temperatura que las rodea y aumentar la humedad ambiental al evaporarse el agua.

A la hora de regar es mejor hacerlo a primera hora de la mañana o última de la tarde y siempre sin mojar la parte aérea de las plantas en flor.

Las plantas recién compradas no se deben exponer nunca directamente a la luz del sol, tampoco en zonas donde la luz de éste incida de forma considerable.

Muchas planta que han estado durante la primavera en ubicaciones semi- soleadas, pueden necesitar un cambio de ubicación, incluso para las plantas de interior más resistentes el sol del verano es perjudicial.

Las plantas en flor de la terraza pueden precisar de riegos diarios si hace mucho calor. Para no cometer errores hay que comprobar antes de regar que el sustrato está seco.

Las partes marchitas es conveniente retirarlas cada día; cuanto menos material tenga una planta, menos sufrirá con el calor.

Dentro de casa es mejor mantener una temperatura constante, lo más estable posible; los cambios bruscos suelen ser más perjudiciales que el calor, aunque sea muy elevado.

Las plantas de interior pueden soportar el calor relativamente bien, lo que no soportan es la falta de humedad a su alrededor; por ello, a más temperatura mayor nivel de humedad, es la mejor forma de compensar la temperatura.

No debemos utilizar agua fría para regar o pulverizar, el contraste de temperaturas resulta muy perjudicial para las plantas de interior.

Si vamos a estar unos cuantos días fuera de casa, estarán mejor si las colocamos todas juntas en un sitio fresco y lo más ventilado posible.










No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin